Vampiros emocionales y EFT (I)

En uno de los encuentros mensuales de tapping (accede a Membresía para participar) uno de los asistentes comentó que en ocasiones tenía la sensación de que a su alrededor había gente que le drenaba la energía. Él se definía como una persona positiva, que ha superado momentos difíciles y complicados a lo largo de su vida y sin embargo reconocía estar rodeado de personas a quienes quería pero que ir a visitarles o estar a su lado le resultaba una carga demasiado pesada.

Esta circunstancia le provocaba un enorme malestar porque deseaba seguir relacionándose con esas personas pero no sabía cómo hacerlo sin salir cargado con emociones negativas que literalmente le amargaban el resto del día. Dado el interés que despertó este asunto, aquí os presentamos un artículo y ejercicio que puede traer luz y alivio si os ocurre lo mismo.

Todos tenemos a nuestro alrededor los temidos vampiros emocionales que como magistralmente describe el coach Gene Monterastelli “nos chupan hasta dejarnos emocionalmente secos”.

¿Qué es un vampiro emocional?

El término habla por sí solo un vampiro energético es una persona que por su actitud negativa unida al hecho de estar tú receptivo, inconscientemente, acaba provocando emociones en ti que te dejan sin energía.

Lo más común es que sean personas que habitualmente tiene un comportamiento enfermizo y melancólico, con tendencia a la depresión o a dar mil vueltas a cualquier problema. Su falta de energía la suple alimentándose de la actitud vitalista de los demás o bien al contrario haciéndote sentir a ti igual de mal (existe la creencia en el subconsciente social de que una desgracia es más llevadera si hay otros que sufren igual que tú)

Los vampiros emocionales necesitan la atención completa y exclusiva de todo el mundo. Esperan que les escuches, les des la razón, hagas lo que ellos dicen y no exijas nada a cambio, es decir que no les hables de tus problemas, les des tu opinión y mucho menos que les lleves la contraria o tengas tus propias ideas sobre lo que está ocurriendo.

Es importante matizar que muchas veces las personas que “vampirizan” la energía de los demás no son conscientes de ello. No son malas personas, no necesitan de tu compañía para sobrevivir ni mucho menos pero sí tienen un comportamiento que drena la energía de los demás, es por eso por lo que nos duele más estar ante su presencia, porque probablemente nos caen bien y deseamos seguir a su lado pero sin que nos descarguen nuestra batería.

Si te sientes identificado con lo que estamos contando no te preocupes ni asustes. Cuando la persona que vampiriza tu energía no te importa, la solución más sencilla es apartarla de tu lado pero no siempre es posible, así que con estas sugerencias y ejercicios tapping vamos a darte herramientas para que puedas seguir estando junto a esa persona tanto si lo deseas como si no tienes más remedio que hacerlo.

Buenos consejos:

Existen dos premisas que te animamos a poner en práctica antes que nada, la primera es no entrar en su historia y la segunda tratarles como niños.

1) No entres en su drama:

Lo que nos suele suceder a la mayoría es que finalmente acabamos entrando en su drama. Dándoles la razón, sintiéndonos como ellos, hablando y actuando como ellos, aunque solo sea durante un momento. Eso es cederles poder, es en ese momento cuando nos “chupan” la energía. Estas personas actúan así muchas veces sin ser consciente de ello, por miedo, por una preocupación extrema, por estar sobrepasados por la situación, porque carecen de esperanza, porque no ven soluciones…

2) Son como niños:

El psicólogo Albert J. Bernstein asegura que la mejor arma contra un vampiro emocional es tratarle como a un niño, como a un ser inmaduro, ponerle límites.

  • Estar preparado para sus reacciones excesivas
  • Ser consistente en tus razones y no entrar en discusión con él/ella.
  • Recompensar sus buenas conductas y reprender las malas, así como castigarlas incluso dejando de visitarles o llamarles por unos días.

La doctora en Psicología Gabriella Kortsch, que ha estudiado ampliamente el tema en el ámbito de la pareja, habla de que sus pacientes llegaban a referirle estos síntomas:

  • Molestias físicas: comienzas a sentir dolor estomacal, pecho oprimido, nauseas, tensión, nerviosismo continuo.
  • Mala conciencia: te sientes mal contigo mismo por estar incómodo ante una persona a quien quieres, que se porta bien contigo, que es generosa.
  • Agotamiento físico y mental: cansancio generalizado.
  • Pérdida de entusiasmo: pierdes interés en los proyectos que tienes.
  • Manipulación: sientes que haces cosas que no quieres hacer.
  • Desorientación: sientes como si estuvieras perdido, sin saber qué hacer.

Todo ello nos serviría para preparar muchos más ejercicios con tapping y a ello te animamos, si reconoces en ti algunas de esos síntomas.

Don Miguel Ruiz en su libro “Los cuatro acuerdos también hace alusión al tema: “Todos somos depredadores emocionales alguna que otra vez. Tomarse las cosas personalmente te convierte en una presa fácil para esos depredadores, los magos negros… Te comes toda su basura emocional y la conviertes en tu propia basura. Pero si no te tomas las cosas personalmente serás inmune a todo veneno aunque te encuentres en medio del infierno».

Como primer paso, en otro artículo os hablaremos de técnicas más concretas, es importante reforzar tu propia energía para no verte afectado por la de los demás, en realidad es ahí donde tienes que llegar con el tapping, no es necesario protegerte, solo elevar tu propia energía.


Ejemplo de ejercicio de tapping para elevar tu energía
Como siempre os indicamos, esto es un ejemplo y podéis cambiar las frases según vuestra situación y emociones.
Preparación en el punto de Kárate:
«Aunque me resulta difícil protegerme de la energía negativa de los demás, me acepto completa y profundamente.»
«Aunque haya mucha negatividad en mi entorno, elijo enfocarme en lo bueno que también puedo ver.»
«A pesar de toda la negatividad que todavía me afecta, me quiero y me acepto de todas maneras.»
Secuencias
1. Esta negatividad.
2. Tantos problemas.
3. Tantas personas negativas.
4. Me afecta todo eso.
5. Todos quejándose por algo.
6. Tantos problemas en el mundo.
7. No puedo evitarlo.
8. Me hacen sentir mal.
9. Estas emociones no son mías
Respira profundamente y continúa con frases de elección.
1. Elijo protegerme de las energías negativas.
2. Elijo ver lo bueno en todo.
3. Elijo rechazar las energías negativas.
4. Elijo crear una red protectora alrededor de mí reforzando mis emociones.
5. En vez de problemas elijo ver soluciones.
6. Elijo mantener mi equilibrio.
7. Elijo sentir paz y tranquilidad.
8. Elijo protegerme de la negatividad
9. Elijo estar en equilibrio
Respira profundamente….
Cuéntanos qué tal el ejercicio
Y sigue leyendo sobre el tema