¿El miedo domina tu vida?

Ya sabemos que esta es una pregunta demasiado compleja para que la respuesta sea un sí o un no, pero si te has parado a pensar y algo en tu interior comienza a recordarte situaciones o momentos en los que te has echado atrás en una relación, en una compra, en un nuevo trabajo, en comenzar una nueva vida… en algo que realmente deseabas, debes seguir leyendo.

Según la Real Academia de la Lengua Española “miedo” es “una perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario”. Una segunda acepción de miedo es aquel “recelo o aprensión que alguien tiene de que le suceda algo contrario a lo que desea”.

Psicólogos y neurobiológos aseguran que la tensión de alerta causada por el miedo es necesaria para vivir, sirve para superar los peligros reales y por tanto nos protege, protege nuestra vida cuando al ver venir un coche estimula nuestro cerebro para que en segundos eleve el nivel de adrenalina, lo que nos permite enviar a nuestros músculos una mayor cantidad de energía y dar la orden de correr. Protege nuestra salud mental evitando situaciones en las que anteriormente hemos sentido dolor emocional, es decir, un niño del que se han burlado en el colegio de forma continua por un defecto físico, aprende a evitar ese tipo de situaciones en la vida, generalmente cargando de ironía ácida sus respuestas, evitando grandes reuniones de personas desconocidas, recreando su personalidad…etc.

¡Ni que decir que desde Liberación Emocional consideramos que todos estos casos enumerados están pidiendo tapping!

Cuando el miedo es tan intenso que nos impide llevar una vida normal, entonces se vislumbra un problema llamado fobia. Pero hoy no nos vamos a referir a ese tipo de miedo, queremos centrarnos en el miedo a fracasar o la inseguridad que provoca el salirse de la rutina, lo desconocido, el no saber cual es el paso siguiente que debo dar para que todo encaje a la perfección… en definitiva el miedo que nos impide hacer lo que queremos desde el fondo de nuestro corazón o conseguir aquello que llevamos tanto tiempo deseando.

Es lógico y absolutamente normal que lo desconocido dé miedo, pero cuando el deseo de lo que esperamos conseguir es tan grande que el no tenerlo nos hace sufrir, es cuando tenemos que aprender a manejar ese miedo (fíjate que no estamos diciendo, “luchar contra él, combatirlo, enfrentarlo”…no, decimos claramente manejar o controlar).

En primer lugar piensa que el miedo es algo habitual en muchos de nosotros, aunque en diferentes niveles, lo cierto es que a nadie le gusta sentir miedo, aunque sea nuestro miedo, el que siempre nos acompaña cual ángel de la guarda. Por lo tanto su aparición nos está dando pistas que no podemos ignorar si realmente queremos controlarlo.

Si tú ya tienes un tema concreto con el que trabajar, adelante. Si todavía no sabes qué te está frenando, responde a estas sencillas preguntas lo más concretamente posible que puedas:

•  ¿Que deseas más que nada en la vida pero hay algo o alguien que te impide conseguirlo?

•  ¿Qué pasaría si fracasases?

•  ¿Qué sería lo peor que te podría pasar si te decidieras a dar un paso adelante?

•  ¿Cuál sería la consecuencia principal de conseguir lo que quieres?

•  ¿Cómo te afectaría personalmente el éxito?

•  ¿Cómo le afectaría a tu familia el éxito tuyo?

•  ¿Cómo sería tu vida teniendo lo que quieres?

•  ¿Te imaginas que nunca en tu vida lo consiguieses, NUNCA?

•  ¿Qué sensación te inunda si te digo que ya lo tienes?

•  ¿Qué sentimiento te inunda si te digo que no lo conseguirás?

Un estudiante avanzado de EFT tendría en sus respuestas muchas frases con las que hacer tapping. También puedes usar ThetaHealing para eliminar o integrar las creencias que puedan ir surgiendo y que detectes al hacer este pequeño test. Entra en Membresía para aprender más y para practicar con nosotras en directo.


Ejemplo de ejercicio para el miedo al fracaso
Preparación (en el Punto de Kárate):
«A pesar de que tengo miedo a fracasar, me acepto completa y profundamente»
«A pesar del miedo a fracasar me acepto y acepto todos mis miedos»
«Aunque tengo miedo a fracasar y eso me frena, me acepto, me quiero y me perdono»
Secuencias:
1. Tengo miedo a fracasar.
2. Por eso no me atrevo dar los pasos necesarios.
3. Me freno.
4. ¿Qué pasa si no sale bien?
5. ¿Cómo me verían los demás?.
6. Este miedo a fracasar.
7. No me atrevo dar el paso.
8. Es más cómodo no cambiar nada.
9. Ya he fallado demasiadas veces
Respira profundamente… y continuamos:
1. Este miedo no me sirve.
2. Necesito avanzar.
3. Quiero avanzar.
3. Aunque cometa errores.
4. Fracasar es solo una opción.
5. Tengo varias opciones.
6. Incluso puedo tener éxito.
7. Si no lo intento no puedo fracasar pero tener éxito tampoco.
8. No soporto seguir más así
9. ¿Y si no es tan terrible dar ese paso?
Respira profundamente …. y continuamos:

1. Elijo dar el paso.
2. Elijo liberar este miedo a fracasar.
3. Elijo atreverme.
4. Elijo tener confianza en mí.
5. Elijo cambiar el miedo por confianza.
6. Realmente no hay fracaso.
7. Solo aprendizaje .
8. Si no sale bien, puedo intentarlo de otra manera.
9. Puedo apoyarme en otras veces que he tenido éxito
Respira profundamente…. reforcemos nuestra confianza con otra ronda más:

1. Dejo marchar el miedo.
2. Elijo confiar en mí.
3. Elijo la confianza total.
4. Me libero del miedo a fracasar.
5. Elijo actuar con confianza.
6. Abro mi mente y mi corazón.
7. Elijo creer en mi éxito.
8. Me libero de mis bloqueos y suelto este miedo.
9. Estoy preparado para avanzar.