Mejorando la intercomunicación celular

«El origen de una enfermedad está en un fallo de la intercomunicación celular.»

Me explico: El investigador alemán Fritz Albert Popp, profesor de Física en la Universidad de Madburgo publicaba en 1983 sus investigaciones sobre el funcionamiento de las células. Había conseguido aumentar y mejorar las hipótesis del científico Alexander Gurvich sobre la emisión de radiación luminosa por parte de las células animales y vegetales.

Gurvich en 1923 avanzó la existencia de un tipo de radiación por medio de la cual las células se comunicaban entre sí.

En el laboratorio, un colaborador de Popp confirmó que las células emitían luminosidad, los portadores de dicha radiación eran unas partículas a las que denominó biofotones; y constató la excelente capacidad de las células sanas para emitirlas, detectarlas y acumularlas. Este tipo de radiación se encuentra al servicio de la comunicación celular. Popp afirmaba que con el deterioro diario del sistema biológico y las distintas enfermedades las células perdían información, en ocasiones por exceso y en ocasiones por defecto de esa emisión lumínica.

En lo enfermos de cáncer la emisión de luz no era rítmica. La comunicación intercelular que permitía la autoreparación estaba rota.

En los enfermos de esclerosis múltiple las células emitían un exceso de luz, lo que provocaba una saturación y que las células no pudieran realizar su trabajo correctamente.

Aquello le llevó a pensar que existía una especie de armonía o equilibrio en el cuerpo, lo que él denominó «coherencia». Cuando las ondas electromagnéticas que emiten las células están sincronizadas, todas las partículas actúan como si fueran un solo organismo y el conjunto del cuerpo funciona en armonía.

Muchos años después y gracias a las nuevas tecnologías, Popp ha podido corroborar todas sus investigaciones y dirige a 19 equipos de investigadores en 13 países.

Yo no te pido ni que creas ni que no lo hagas, te puedes documentar como nosotras hemos hecho para escribir este artículo, pero mientras ¿por qué no pruebas nuestro ejercicio?

Si quieres leer más de esto te recomendamos que leas el libro «El campo» de Lynn McTaggart, nuestro artículo sobre el miedo a las enfermedades y cómo tratarlo con tapping y el documental The Living Matrix donde se habla del científico alemán y la aplicación de sus investigaciones.


Ejemplo de ejercicio para mejorar la intercomunicación celular
Preparación en el Punto de Kárate:
«Aunque el intercambio de información entre mis células no es perfecto, me acepto y me quiero»
«Aunque el intercambio de información entre mis células no es perfecto, aprecio y siento amor por cada una de mis células»
«Aunque el intercambio de información entre mis células no es perfecto, elijo liberar todos los bloqueos que impiden una buena comunicación entre mis células»
Las rondas (desde la Coronilla hasta Debajo del brazo, tomando una respiración profunda entre cada ronda)
Mis células no se comunican bien
Algo bloquea el intercambio de la información
El intercambio de información no es perfecto
Mis células no se comunican perfectamente
Tengo bloqueos en mi sistema energético
Y estos bloqueos
Impiden el intercambio de información
El intercambio de información no es perfecto
Los fallos en el intercambio de información celular pueden causar muchos problemas en mi cuerpo
No sé dónde están estos bloqueos y a lo mejor no necesito saberlo
Puedo ayudar a mis células de todas maneras
Decido recuperar el equilibrio en mi organismo
Me libero de estos bloqueos
Bloqueos que impiden el intercambio de información entre mis células
No necesito saber cómo es el proceso
Acepto que es posible
Siento amor por todas mis células
Las doy las gracias por lo que hacen por mí
Ahora elijo colaborar con ellas
Facilitar su comunicación,
Liberándome de los bloqueos que impiden que ellas se comuniquen perfectamente.
Libero a todas las células de mi cuerpo de estos bloqueos.
 
Te recomendamos que mientras haces este ejercicio de tapping visualices la comunicación celular como si fuera una red neuronal gris y oscura que vuelve a brillar y que la luz discurre a través de ella, de un punto a otro, sin problema. O bien como si fuese un cruce de cuatro caminos donde se produce un atasco al no estar bien regulados los semáforos, puedes imaginar que lo semáforos se arreglan y el tráfico se vuelve fluido.
Repite este ejercicio al menos una vez al día durante un mes.