Creencias y relaciones de pareja

Una creencia es una realidad que en un momento de nuestra vida, por determinadas causas, hemos aceptado como verdad para nosotros. El hecho de que esto se instale en nuestro subconsciente como “nuestra verdad” hace que sin quererlo provoquemos que esa realidad se perpetúe en nosotros e incluso y adaptemos nuestra visión del mundo a nuestra creencia.

Con un ejemplo lo verás mejor.

Una preciosa chica de doce años está desde el primer día de curso enamorada de su tutor, es un hombre joven que acaba de llegar al colegio. Es amable con todos, solícito y muy divertido en clase. Ella, como toda chica enamoradiza y en plena pre-adolescencia sueña con él, un día en que se quedan solos en clase ella le confiesa el cariño que siente. El profesor sin dejar de sonreírla le dice que él es demasiado mayor y que se siente muy halagado al saber que le gusta pero que ella debe seguir jugando con sus compañeros, con chicos de su edad hasta conocer a alguien especial.

En ese momento en que la chica de nuestra historia se siente rechazada, se pueden formar una o varias creencias limitantes que luego marquen el futuro de sus relaciones, y que invariablemente están a la vez encadenadas a otras situaciones de rechazo vividas en casa desde su niñez.

15 años después, revisando su “historial” de novios observamos que  siempre la superan al menos en diez años y son relaciones que nunca llegan a nada serio porque ella siempre se comporta de manera infantil. Además siempre son ellos los que toman la decisión de romper la relación. Cuando sus amigos hablan con ella siempre dice: “Solo atraigo a hombres mayores”, “Los chicos de mi edad que conozco son unos críos”, “cuando alguien me gusta de verdad todo se estropea, no valgo para una relación duradera”, “siempre me dejan a mí”.

¿Cómo se forman esas creencias?

En muchas ocasiones una creencia se forma con el único propósito de protegernos, de evitar que esa situación que nos ha tocado vivir se vuelva a repetir y nos vuelva a hacer daño. De esa manera se crean patrones de conducta que en muchos momentos de nuestra vida nos pueden ser válidos, pero cuando no es así, se convierten en barreras y limitaciones, que no nos satisfacen o nos impiden “ir más allá”.

Al igual que las creencias pueden servir a nuestras vidas de manera positiva en una gran número de áreas de nuestro día a día como nuestras relaciones personales, laborales, en cuestiones relacionadas con el dinero, la salud o incluso en aspectos lúdicos y deportivos también pueden ser las ataduras que nos impiden evolucionar cuando así lo deseamos.

Esas creencias son reforzadas a lo largo de nuestra vida por nuestro entorno tanto cultural como familiar o de la sociedad donde vivimos de la forma más habitual: con la repetición.

“Muchas veces –dice el psicólogo Morty Lefkoe- las creencias se forman por el significado que nosotros damos a una serie de sucesos y no por lo que tú recuerdas que ocurrió”. Como en el caso de la chica de nuestro relato.

Reconocer nuestras creencias limitantes siempre es el primer paso para recuperar nuestro poder personal. La coach Corinna Woodard nos comparte un protocolo creado para desmontar creencias limitantes con EFT.

  1. Haz una lista de tus acciones, reglas, dichos en tu familia o comportamientos que mantienes desde pequeño
  2. Describe cómo esa creencia te frena para conseguir lo que quieres
  3. Elige que cambio quieres o que creencia quieres adoptar
  4. Enfócate en la solución y no en el problema

Ejemplo de cambio de creencias sobre la pareja con EFT
1) Lista de creencias limitantes sobre la pareja:
Los hombres deben ser siempre mayores de las mujeres en una pareja
No debes llevar la iniciativa en una relación
Es ley de vida tener hijos
Los hombres necesitan libertad
Las mujeres y los hombres no pueden ser amigos.
A las mujeres no hay quien las entienda
Si sales con muchos chicos pensarán que eres una golfa
2) Esa creencia me frena…
Todas mis parejas tienen al menos diez años más que yo. Me gustaría salir con chicos de mi edad.
No salgo con nadie, soy demasiado tímida. Me gustaría tener pareja.
No quiero relaciones que no sean formales. Me gustaría disfrutar sin pensar siempre si será mi pareja definitiva.
No quiero ataduras de ningún tipo. Me gustaría salir con chicas sin pensar que hay que comprometerse siempre.
Prefiero mentir a mi chica para que no se enfade con la verdad. Me gustaría comprenderla
Cuando llego a casa mi mujer siempre está enfadada. Me gustaría saber qué le pasa
Los hombres necesitan hacer el amor para amar, las mujeres necesitan amar para hacer el amor. Me gustaría tener distintas experiencias.
3.- Elige que cambio quieres:
El amor no tiene edad
Me merezco que me quieran
Puedo encontrar a mi pareja ideal y divertirme mientras llega
El compromiso llega cuando tiene que llegar
Comprendo cómo se siente mi chica
Es posible compenetrarse plenamente en la pareja
En el amor, cada persona es un mundo
4.- Enfócate en la solución y haz tapping:
Aunque estoy convencida de que los hombres deben ser siempre mayores de las mujeres en una pareja, estoy abierta a que llegue a mi vida el hombre ideal
Aunque siempre me han dicho que no debo llevar la iniciativa en una relación, puedo elegir quién me gusta.
Aunque en mi familia era ley de vida tener hijos, yo soy quien elijo y decido.
Aunque mi abuela siempre dijo que los hombres necesitan libertad, elijo creer en la igualdad en la pareja
Aunque creo que las mujeres son muy sensibles, elijo poder comprenderlas.
Aunque pienso que a las mujeres no hay quien las entienda, elijo estar abierto a tener una relación plenamente satisfactoria.
Aunque de niña me decían que si salía con muchos chicos pensarán que era una golfa, estoy abierta a tener relaciones agradables para mí.

¿Sabías que desde Membresía y por muy poco puedes acceder al Taller Pareja Ideal, el más exitoso de LE y a cientos de recursos además de las prácticas en directo todos los meses?