Mejorar tus analíticas

Si eres un entusiasta de EFT y llevas tiempo suscrito a éste u otros boletines de la técnica es posible que hayas oído hablar del experimento de Rebecca Marina. Esta experta en tapping, una de las pioneras en el campo, cuando casi nadie había escuchado hablar de la técnica realizó un experimento con sus células sanguíneas que consistió en acudir a su médico y realizarse una analítica. Después y siempre frente a su doctor hizo varias rondas de tapping. En un segundo análisis se puede apreciar mediante imágenes (las puedes encontrar en Internet) que su sangre estaba más fluida, circulaba con más velocidad y algunas partículas como el colesterol o la glucosa habían disminuido. Ni que decir tiene que la cara de sorpresa del facultativo fue antológica.

Posteriormente son muchos los experimentos científicos que se han realizado, la mayoría de ellos liderados por doctores en psicología como Dawson Church o Peta Stapleton… muchos médicos han corroborado con datos en sus consultas como el urólogo Eric Robbins o el psiquiatra Joseph Annibali y más investigadores ofrecen informes y estadísticas científicas sobre los beneficios del tapping, gracias especialmente al uso de escáneres cerebrales que muestran los cambios antes y después de su aplicación, especialmente en todo lo relacionado con la reducción de estrés y la vuelta del organismo a un estado de calma y buen funcionamiento.

Aunque todavía no hay suficientes experimentos llevados a cabo con rigor científico hasta el momento sí se puede afirmar que el tapping reduce el ritmo cardiaco, la presión sanguínea y los niveles en sangre de cortisol.

Si es tu deseo, busca en la web de todos los expertos que te mencionamos los informes que sostienen todo lo que te contamos, pero si tu interés es puramente vivencial, es decir, buscarle una utilidad en tu vida vamos a pasar al ejercicio.


Ejemplo de ejercicio de EFT para mejorar tus analíticas
Preparación (en el Punto de Kárate):
«Aunque me siento cansad@, quizás mi sangre no transporte suficiente oxígeno, me acepto completa y profundamente”
«A pesar de que quizás los glóbulos rojos de mi sangre se mueven muy lentamente y no transportan suficiente oxígeno, me acepto y me perdono por cualquier cosa que podía haber contribuido a esta situación»
«Aunque puede que mis glóbulos rojos estén aglutinados, me acepto, me quiero y me perdono»
Secuencias:
1. Me siento cansad@.
2. Quizás tengo poco oxígeno en la sangre.
3. No he tratado a mi cuerpo muy bien últimamente.
4. Mi cuerpo necesita ayuda.
5. Este cansancio.
6. Me preocupa mi salud.
7. Necesito más energía.
8. Necesito más oxígeno.
9. Estoy preocupado.
Respira profundamente. Vamos a ayudar a los glóbulos rojos con algunas afirmaciones.
1. Pido a mi sangre a absorber los minerales que necesito.
2. Pido a mi sangre que se llene de oxígeno
3. Y que fluya libremente.
3. Mando amor a mi sangre.
4. Le doy las gracias por servirme.
5. Me permito que mis glóbulos rojos fluyan libremente.
6. Mando amor a todo mi cuerpo.
7. Respiro oxígeno, respiro vida.
8. Puedo sentir alegría en mi sangre
9. Me doy permiso para activar a mi sanador interior
Respira profundamente …. y continuamos:
1. Elijo oxigenar mis células.
2. Elijo fortalecer todas y cada una de mis células sanguíneas.
3. Elijo sanar mi sangre.
4. Suelto todas las emociones negativas que afectan mi sangre.
5. Elijo soltar el miedo y rencor de todas mis células.
6. Elijo soltar las preocupaciones.
7. Elijo sentirme llen@ de energía.
8. Mis glóbulos rojos están llenos de oxígeno y de vida.
9. Mi sangre y mi cuerpo están en equilibrio
Respira profundamente….
Aunque no tengamos un microscopio para comprobar los resultados, en este punto muy probablemente te sientes con más energía. Es un ejercicio simple al cuál siempre puedes recurrir si te sientes cansad@ o si quieres oxigenar tu cuerpo.