Gimnasio emocional

¡Que levante la mano quien no tenga al menos diez libros de autoayuda! 

¡Quien no haya hecho un curso, o varios, sobre maravillosas técnicas para manifestar la vida que deseas!

O visto la película El Secreto; ¿Y tú qué sabes?; No soy tu gurú…

Creo que TODOS en algún momento hemos estado en la categoría de acumuladores de quimeras. Sí, son quimeras y sueños imposibles porque nadie por el simple hecho de acumular libros, cursos y horas de pantalla ha conseguido cambiar su vida.

Siento decirte algo que ya sabías pero esos libros están estupendos criando polvo y adornando tu estantería, igual que los diplomas de asistencia a cursos que lucen genial en tu despacho.

El caso es que te sentiste genial al poner en práctica todas esas enseñanzas pero esa sensación duró poco. Y sí, mi querido amigo, no es cuestión de acumular para sentir que has hecho algo para solucionar ese problema tan personal y doloroso que lleva años contigo, es cuestión de que para que algo, cualquier cosa, funcione en tu vida, debes usarlo y ponerlo en práctica.

Creo que no se ocurriría ir a una masterclass intensiva de yoga y pretender tener flexibilidad muscular para el resto de tu vida; comer una zanahoria y que automáticamente tu cuerpo fabrique vitamina C, E y K; plantar un manzano y recoger sus frutos todos los años sin regarlo…. Pues exactamente lo mismo ocurre con tus emociones.

Las e-moción son la e-nergía que mueve tu mundo y si quieres dominarlas para dirigir y encaminar tu vida, no tienes más remedio que cuidarlas, entrenarlas, experimentarlas, conocerlas y eso es lo que hacemos en Liberación Emocional, ni más ni menos.

Te proponemos un encuentro mensual de una hora y media para practicar, practicar y practicar. No importa la técnica, aunque predominantemente será EFT/tapping por la versatilidad y facilidad que tiene. Habrá días que haremos meditación, ThetaHealing, Psych-K o incluso regresiones… el objetivo no es acumular sabiduría mental, aunque será un efecto colateral muy positivo, no, esta vez vamos a apagar la lógica y centrarnos en sensaciones, vamos a trabajar por objetivos, siendo el fundamental lograr el bienestar emocional, la resiliencia para afrontar la vida y sus vaivenes y también, como no, ser unos maestros en la manifestación de lo que deseamos, desde el amor, a un negocio, a una vivienda o la habilidad en el arte de la intuición o el desarrollo de la creatividad aplicada.