Liberación emocional
Inicio
Quiénes somos
EFT
ThetaHealing™
Coaching
Blog
Boletin gratuito
Podcasts
Sesiones y Cursos
Contacta con Eva
Contacta con Patricia

 

BOLETIN DE LIBERACIÓN EMOCIONAL - ABRIL 2014

rosasdeabril

 

¡Bienvenid@s!

Nuestros temas de hoy:

1. Próximos cursos y talleres
2. Artículo: Sanar la herida de la humillación con EFT
3. Recomendación de libro: “Las cinco heridas que impiden ser uno mismo” (seguimos recomendandolo mientras hablamos de las 5 heridas en los 5 boletines seguidos)

1. Próximos cursos

Club de Tapping: sesiones en mayo los días 17 y 31 (a las 18.00, hora de Madrid)

Taller de Abundancia: Cambiar la mentalidad de escasez a la de abundancia desde tu casa. Online

EFT intensivo, nivel 1 y 2 en Madrid. 24 y 25 mayo 2014. Reserva tu plaza aqui

EFT nivel 3 en Madrid. 21 y 22 Junio 2014. Inscríbete aqui

EFT intensivo, nivel 1 y 2 en Fuengirola. 12 y 13 de Julio 2014. Reserva tu plaza aqui

2. Humillación, tercera herida…me acepto completa y profundamente

Este es el tercer artículo que dedicamos al libro de Lise Bourbeau “Las cinco heridas que impiden ser uno mismo”. Consideramos que con la ayuda de EFT se puede acelerar el proceso de curación de estas heridas tan profundas. Te recomendamos encarecidamente que si te sientes identificado con cualquiera de ellas, profundices en este trabajo a través de la lectura del libro que te ayudará a comprender cómo se generó la herida y algunos de los aspectos que tratamos en el artículo.

A lo largo de su extensa carrera como coach de crecimiento personal especializada en el estudio del cuerpo y las enfermedades Lise Bourbeau ha observado que cuando llegaban a su consulta personas con vidas desestructuradas, problemas y conductas de repetición, grandes sufrimientos, esas heridas que estaban instaladas a nivel de su alma se podían reducir a cinco:
RECHAZO
ABANDONO
HUMILLACIÓN 
TRAICIÓN 
INJUSTICIA
Además coincidían con las etapas de desarrollo del ser humano y estaban acompañadas de una serie de características físicas, actitudes frente a la vida y enfermedades comunes.

La humillación es una herida que comienza a manifestarse entre el primer y tercer año de vida, precisamente cuando el niño comienza a ser consciente de su cuerpo físico y necesidades fisiológicas.
Esta herida surge solo si el niño en algún momento siente, y no asume, que sus padres se avergüenzan de él, o si bien es él quien se avergüenza de sus padres.
Tiene mucha relación también con los padres que controlan en exceso a sus hijos no ofreciéndoles la libertad suficiente como para autoconocerse.
Para evitar sentir esa vergüenza el niño crea la máscara del masoquismo, precisamente para no sufrir lo que se provoca es un mayor sufrimiento. Se niega sus necesidades y deseos, se autocontrola, y como se avergüenza se castiga incluso inconscientemente antes de que alguien lo haga.
Estos niños se sienten culpables por algo que es natural, su cuerpo, su sexualidad y eso les avergüenza y se obligan a ocultarse. La mejor manera que tiene el cuerpo de esconderse es poniendo kilos.
La mayoría de las personas que sufren la herida de la humillación tienen exceso de grasa corporal, flacidez y generalmente sobrepeso. No estaríamos hablando de aquellas personas con sobrepeso, que están fuertes o tienen buena musculatura en vez de grasa corporal.

Afirma Lise Borbeau que esta es la herida más difícil de reconocer, nos cuesta darnos cuenta de que no nos aceptamos tal y como somos, para compensar, las personas que tienen esta herida se desviven por los demás, cargan con responsabilidades que no les corresponden sobre sus espaldas, no se dan cuenta que se están rebajando a si mismos, aunque lo disfrazan sintiendo falsamente que los demás no pueden hacer esas cosas por si solos y les necesitan.
La máscara masoquista les lleva a infravalorarse, se acusan de estar gordos, se ponen ropas feas que no les favorecen, castigan a su cuerpo dándole alimentos que no quiere, ni necesita.
Aquí nuestro Ego tratará de que no cambiemos y disfrazará nuestra herida de humillación en entrega por los demás.
Como la persona que sufre esta herida no se cree lo suficientemente bueno por lo que es, trata de hacerse valer  haciendo cosas por los demás continuamente.

Recuerda, no todo el mundo que alguna vez se ha sentido humillado o avergonzado tiene esta herida; solo si de niño no supiste asimilarlo.
Si esa herida no se sana, se va haciendo cada vez más profunda y el cuerpo comienza a mostrar síntomas. El más evidente será el exceso de grasa y peso en el cuerpo, así como la dificultad para adelgazar puesto que usan la comida como consuelo a su insatisfacción.

¿Cómo reconocer si tengo la herida de la humillación?

Si tienes exceso de grasa en tu cuerpo; te cuesta expresar tus verdaderas necesidades; eres incapaz de asumir la crítica porque te sientes disminuido; te sientes impotente muchas veces con tus seres queridos; crees que no eres libre por las circunstancias exteriores; cometes excesos.
Las personas con esta herida son personas muy sensuales pero no se permiten reconocérselo lo que es posible que les cause problemas en sus relaciones sexuales.
Dolor de espalda, problemas respiratorios, enfermedades del hígado; así como afonías y anginas son habituales.

Es difícil tener todos los síntomas enumerados, pero cuantos más síntomas, de los arriba enumerados y otros muchos de los que habla la autora en el libro; más grande será la herida.

Me acepto completa y profundamente: aceptar la humillación

Aceptar que en algún momento te sentiste avergonzado o humillado no significa que te guste, o que tú lo hubieras hecho igual que tu progenitor, significa que aceptamos que nos ha ocurrido y que nosotros mismos también lo estamos haciendo, al no querernos lo suficiente nos estamos humillando y haciéndonos sufrir innecesariamente.
La aceptación tiene que ser triple: tienes que aceptar que te avergonzaron, que tú te avergüenzas de ti mismo y que tú también puedes avergonzar a los demás.
Recriminar a nuestros padres es la reacción más común cuando somos adultos, pero realmente no es la mejor para superar cualquiera de las cinco heridas. Recuerda todos tenemos alguna o todas y por tanto, nuestros padres también. En realidad, si observas el proceso de curación de las heridas, sanan con el perdón a nosotros mismos, más que a nuestros supuestos causantes. Puede ser bueno que hables de esto con tus padres, pero solo por conocer su punto de vista o como vivieron ellos los acontecimientos que a ti te generaron la herida. Te sorprenderás. Eso sí, no les hagas sentir culpables. Recuerda que la herida se sufre solo si no la integramos, con lo cual, nosotros pudimos elegir, aún siendo niños, aceptarla en su momento. Ya que todo el mundo, TODO en algún momento de su vida se ha avergonzado por algo.
Además, aunque tengas una herida, no siempre te comportas de la manera descrita, eso solo lo haces cuando algo activa la herida y  te colocas la máscara que la tapa. Ser consciente aquí es vital.

Pasos para sanar la herida de la humillación

Fase de reconocimiento: Reconocer que es una máscara lo que llevas puesto, en este caso la del masoquismo, y por eso te comportas así.
Fase de negación: Aceptar que pueden sobrevenir intentos de rebelión, negación, justificación por parte de tu Ego.
Fase de asunción: Asumir que fuiste humillado, que la otra persona tiene derecho a humillar, el mismo que tú tienes a reprocharlo, a que no te guste, a sufrir y a humillar a los demás también. Precisamente por eso, cada vez lo harás menos.
Fase de regreso: Regresar a tu origen. Sé tú mismo, vuelve a ser quien realmente eres, sin máscara.




Acelerar el proceso
Puedes contactar con Patricia o Eva si deseas acelerar el proceso de sanación de las heridas con un profesional.
Patricia y Eva ya ven la persona que hay detrás de tu máscara. Un ser que sabe reconocer y expresar libremente sus necesidades; que se siente libre; que ha eliminado falsas barreras de su camino; que elige a quien ayudar por decisión propia y no para sentirse válido.….

Si quieres trabajar y sanar esta herida de forma económica pero igualmente eficaz, vente al Club de Tapping en mayo!


Ejercicio:

Aparte del proceso que os recomendé en el anterior boletín para trabajar con estas heridas, ahora os voy a recomendar otro ejercicio. Recordad que si tenéis recuerdos específicos de la infancia relacionados con la vergüenza o la humillación, es muy recomendable tratarlos con EFT. Si no tenéis recuerdos o sentís mucha resistencia para buscarlos, o simplemente os gustaría probar algo más, ahora haremos un ejercicio de "El código de curación" (escribimos sobre ello en el boletín de noviembre de 2012). Por favor mirad en aquel boletín las posiciones utilizadas en el ejercicio.

Primer paso: di en voz alta (puedes poner tus manos sobre el corazón mientras lo dices):

"Pido que todas las imágenes negativas conocidas y desconocidas, creencias no saludables, memorias celulares destructivas y todos los problemas físicos, relacionados con la herida de la humillación sean encontrados, abiertos y curados, por medio de llenarme con la luz, la vida, y el amor de Dios. También pido que la efectividad de esta curación sea incrementada en 100 veces o más".

Segundo paso: después de haber dicho tu Pedido/Oración, haz las 4 posiciones en 3 rondas (12 en total). Como ayuda puedes usar la grabación de abajo, te dará las pautas para el cambio de posición, además en el fondo escucharás ondas Theta. Mientras mantienes esas posiciones puedes imaginar tu problema resuelto, o simplemente pensar en una imagen amorosa, sentir amor por algo o alguien.

Podéis descargar la grabación en mp3 haciendo click con el botón derecho del ratón AQUÍ.

 

3. Recomendación de libro - Lise Bourbeau: Las cinco heridas que impiden ser uno mismo

¿Has tenido alguna vez la impresión de que estás marchando sin rumbo en tu trayectoria personal? ¿No te ha sucedido que vuelve a surgir un problema que habías pensado que ya estaba resuelto? Es posible que no estés caminando por el camino acertado. Este nuevo libro de Lise Bourbeau, demuestra que todos los problemas de orden físico, emocional o mental provienen de cinco heridas importantes: el rechazo, el abandono, la humillación, la traición y la injusticia. Gracias a las descripciones detalladas de estas heridas y de las máscaras que has creado para no verlas ni sentirlas y, sobre todo, para no percatarte de ellas, podrás identificar la verdadera causa de determinados problemas que te angustian o amargan tu vida.

Pincha en la imagen para entrar en la tienda online y leer más sobre este libro estupendo (y también para comprarlo)

 

¡Feliz Tapping!

Patricia y Eva
Siguenos en Facebook :)

Para leer los boletines anteriores : HAZ CLICK AQUÍ

 

 
ese
Liberación emocional